Miguel Ricardo de Álava y Esquivel nació en Vitoria el 7 de febrero de 1772 en el seno de una familia aristocrática con una larga tradición de servicio en el Ejército, la burocracia y la política. Bautizado en la iglesia de San Pedro con el nombre de Miguel Ricardo María Juan Nepomuceno Domingo Vicente Ferrer de Álava y Esquivel, sus padres fueron Pedro Jacinto de Álava y Sáenz de Navarrete y María Manuela de Esquivel y Peralta. El primero era titular del mayorazgo de los Álava, uno de los linajes alaveses más antiguos. Por su parte, su madre estaba vinculada a una de las familias nobiliarias más ilustres de la provincia: el marquesado de Legarda. La pareja tuvo además otros siete hijos: María Rosario, Claudio, María Ignacia, María Antonia, María Escolástica, María Vicenta y José Ignacio.

El palacio de los Álava-Esquivel, construido en el siglo XVI, es un edificio de estilo renacentista que consta de tres plantas. Su fachada principal da a la calle Zapatería mientras la fachada posterior, sita en la calle Herrería, resulta llamativa por su reloj, el cual perteneció a un navío inglés apresado en 1782 por Ignacio María de Álava, tío de Miguel Ricardo.