La Ley 4/1992 reconoce la “raíz foral de la institución policial del País Vasco”. En este sentido, y por “razones de reacionalidad y eficacia”, se procedió a la integración de las tres policías forales en la Ertzaintza. No obstante, en virtud del artículo 24 de dicha Ley, se estableció en cada Territorio Histórico un servicio de la Ertzaintza con las denominaciones de “Sección de Miñones de la Diputación Foral de Álava”, “Sección de forales de la Diputación de Bizkaia” y “Sección de Mikeletes de la Diputación Foral de Gipuzkoa”.

Por otro lado, la ley establece que la estructura orgánica, puestos de trabajo y plantillas serán determinadas previa consulta a la Diputación correspondiente. Las funciones de estas secciones policiales, detalladas en el artículo 109, incluyen la representación de las instituciones forales y la protección a sus autoridades, la vigilancia y protección de los bienes del patrimonio foral, la seguridad de los usuarios de las instalaciones provinciales, la realización de tareas policiales en asuntos tanto de inspección del transporte por carretera como de conservación y vigilancia de carreteras y, finalmente, la prestación de auxilio al resto de unidades o servicios del cuerpo, de acuerdo con las normas emanadas del Departamento de Interior del Gobierno Vasco.

Actualmente se trata de un servicio público ofrecido a toda la sociedad alavesa, integrado, compatible como parte de una unidad de la Ertzaintza denominada Sección de Miñones, con un sistema de doble dependencia, esto es, funcional con respecto a la Diputación, y orgánica con respecto a la Ertzaintza, desarrollando sus servicios en cuatro áreas de actividad:

  • Seguridad Institucional, Autoridades y Patrimonio.
  • Inspección del Transporte por carretera.
  • Grupo de Apoyo al medio Ambiente (GAMA).
  • Centro de Coordinación DFA (CE.CO.).