El origen del escudo heráldico de Álava está vinculado a la constitución de las Hermandades, asociaciones de entidades municipales que se articulaban en base a unos objetivos comunes. Las primeras referencias al escudo provincial aparecen en el siglo XV, con la forma del sello de la villa medieval de Portilla cuyo fuero, en virtud del acuerdo con la Corona castellana en Arriaga (1332), se había generalizado a todos los alaveses. De hecho, su fortaleza, hoy en ruinas, ocupa un lugar destacado en un escudo de armas que, con muy pequeñas variantes, se mantuvo inalterable a lo largo de los siguientes siglos. Por otro lado, la divisa “En aumento de la Justicia contra malhechores” nos remite al propósito, por parte de la Hermandad de Álava, de mantenimiento del orden público. Además de figurar en la bandera de Álava y en los edificios públicos del Territorio Histórico, el escudo provincial está presente en varios elementos del vestuario de los miñones como, por ejemplo, cinturones, botones y boinas.